Home

Diario De

Kabul

Afghanistan

Junio - Noviembre 2004

ONU

 

Esta sección contiene el diario de mis 6 meses de viaje en Kabul, Afghanistán, donde trabajo para la ONU en IT en el programa de reconstrucción del país como voluntaria internacional.

 

Enlaces

 

Continúa en el diario: Días 21 a 30


Día 20 - 19 de Junio - En Kabul
Día de trabajo

Es complicado acostumbrarse a que laboralmente los viernes son como los domingos, los sábados como los sábados, y los domingos como los lunes. La semana empieza los domingos, pero yo ya no se en qué día vivo. Los viernes casi todos duermen hasta tarde y los negocios abren luego de las 10 o están cerrados. A falta de mucho que hacer fui a la oficina el viernes: como mucho eramos 5 trabajando. Tampoco funcionan los restaurantes del complejo, asi que previamente paré en un supermercado y compramos el almuerzo consistente en paté, queso, galletitas y cerezas. Las compras fueron en uno de los supermercados solo aptos para extranjeros: el 50% de los productos ofrecidos consiste en alcohol, cigarrillos y anabólicos. Curiosidad: el nombre de Dari de las frutillas quiere decir "fruta que no crece en los árboles".

Me fui temprano de la oficina al hotel para una siesta, previo paso por el mercado de chucherias de la ISAF (International Security Assistance Force de la NATO). El mercado funciona los viernes y sólo pueden ingresar a él soldados y personal de la ONU. Situado dentro de la base militar, los puestos venden toda clase de cucherías locales: alfombras, telas, collares de lapislázuli, joyeros de piedra incrustada, lámparas trabajadas en metal, armas de guerra antigua. Pero sin duda lo más vendido son dos cosas: DVDS truchos (prolifera el porno y las películas de acción) que cuestan un dólar y CDs de música. El asedio de los vendedores es agotador, ya que tratan de venderte cualquier cosa y se ofenden rápidamente si solo querés mirar. No compré nada: no sabría distinguir si los supuestos collares o anillos de piedras preciosas eran vidrios pulidos o valiosas piedras.

 


Una puerta cualquiera en la calle

Nuevo: los lectores dicen, extracto de algunos de los comentarios recibidos por el diario.

Nuevo: quién es quién en la ONU afghanistán

Acceder a las preguntas frecuentes

  • Que NO puede faltar en una packing list para viajar a Afghanistán.
  • ¿Cómo es la seguridad?
  • ¿Dónde te alojas?
  • Nuevo ¿Qué se come?

Acerca de Kabul

Acerca de Afganistán

Reglas de convivencia en Afghanistán

Sitios relacionados

 

 


Día 19 - 18 de Junio - En Kabul
Elbow Room

Ayer jueves a la noche fue día de salida luego del trabajo, como nuestros viernes a la noche en Argentina. Fuimos a cenar al "Elbow Room" el lugar más de moda y caro de Kabul. Dentro de él se pierde noción del lugar donde estamos, es un bar y restaurant muy moderno con cocina internacional, a carísimos 30 US$ por persona para cenar. La mayoría de los comensales son afghanos de clase alta y mercenarios de todas partes del mundo, esta vez muchos sudafricanos. Luego de la cena paso obligado por el bar de UNICA, el club de la ONU en medio de los jardines, que esta vez estaba vacío de soldados y personas, muy aburrido. Los niveles de seguridad han aumentado, tal vez esa sea una de las razones para que haya tan poca gente en los lugares públicos. A partir de la semana que viene el toque de queda comenzará a regir a las 22 en lugar de las 23 hs.

Una curiosidad intersante en Dari son las palabras insultantes, que en cierta forma demuestran aquellos componentes de la cultura que resultan más agresivos. En Dari la mayoría de los insultos tienen que ver con no tener familia. Por caso, el peor de ellos quiere decir "sin parientes femeninas" es decir, una persona sin raíces, sin origen. La familia es el eje fundamental de la cultura de los afghanos: muchos se horrorizan cuando les digo que no tengo hijos. La mayoría de la gente se casa en matrimonios arreglados por sus familias (aún los chicos "modernos" de mi equipo lo han hecho) y tienen 9 o 10 hijos. La mitad de los chicos no llega a la edad adulta, y muere 1 mujer cada 50 partos.


<Se que hay pocas fotos, pero recuerden que solamente puedo tomar fotos...¡desde el auto de la ONU! Así que no pidan mucha preparación ni calidad...>

Día 18 - 17 de Junio - En Kabul
Prisioneros en la ONU

Definitivamente se requiere un tipo especial de persona para trabajar acá en las condiciones actuales. La mayoría de la gente comenta que lo que más se sufre es el encierro ocasionado por las medidas de seguridad, aunque esto es más que lógico. Fuera de trabajar, no hay nada mas que hacer. Los restaurantes son ocho. No se fomenta a relación con los locales. No hay conciertos ni discotecas. Hay un solo bar. Hay un solo club y los viernes está saturado de gente. Hay dos gimnasios. No hay bibliotecas. Hay un cine en francés y uno en Dari. Tal vez para los europeos o norteamericanos está bien esta vida carente de relaciones afectivas....ahh..pero los latinos...los latinos nos morimos de falta de contacto, de exceso de conversaciones laborales, de demasiados almuerzos rápidos con charlas intrascendentes...ojala encuentre pronto un grupo de gente interesante! Mientras tanto, un libro desata un escándalo en la ONU.

PD: En el lado bueno vuelvo sobre el tema de que acá no hay robos. El filmografo alemán de mi hotel se olvidó en el taxi del aeropuerto 35 mil US$ y todos sus documentos. Ayer los recuperó intactos. Logró llegar al taxista a través de la gente del aeropuerto que recordaba quien conducia, luego la policía ubicó al taxista, que trajo la plata al hotel.


Los frentes de los hoteles impiden conocer lo que hay detrás (ver alambre de púas)

 


Día 17 - 16 de Junio - En Kabul
Shar-e-naw

Salí de compras al barrio llamado Shar-e-naw, para tratar de obtener algunas de las herramientas que necesitamos en la oficina, como pinzas, destornilladores, crimpeadoras, etc. Pasear por los mercados es una experiencia agotadora: hay tanta aglomeración de gente, carros, basura, vendedores ambulantes, charcos, mercadería polvorienta. Es barato pero no existe nada de buena calidad, todo es chino o pakistaní y de escasa vida útil. Por razones de seguridad mi movilidad está muy reducida, pero en las calles no me siento insegura ni amenazada. Es cierto que me miran mucho, pero nadie se acerca a hablarte y mantienen una distancia respetuosa.

Almorzé con Isabel, una colombiana y la primera latina que encuentro. Está trabajando hace un año en que las elecciones se lleven efectivamente a cabo, realizando el registro de votantes en todo el país. En el registro ya se ha anotado el 35% de la población en condiciones de votar, entre ellos un 10% de mujeres. Fue extraño hablar de nuevo en español, entre el inglés, el alemán y el dari tengo una buena mezcolanza en la cabeza. Ella ha trabajado en varios países del mundo, el último Timor Oriental, en el establecimiento de elecciones democráticas. Me cuenta que aquí será muy difícil lograrlo, ya que exite una cultura diferente y la presión social del esquema tribal aún sobrevive por sobre el de Nación. El único momento de verdadera unión de las tribus fue para intentar rechazar la invasión de los rusos, en 1978.

Nota: anoche cayó un misil cerca de la embajada de EEUU. La explosión se escucho en toda la ciudad. Hubo helicópteros toda la noche.


El cine francés es una de las más novedosas atracciones


Día 16 - 15 de Junio - En Kabul
Trabajo

Ayer fui a cenar al restaurant hindú/tailandés llamado "Anaar". Es muy lindo, con lámparas a gas en el jardín, bajo los árboles, y se puede comer sentado en almohadones o en sillas comunes. Es mi tercer restaurante, y por lejos el mejor. La ONU sólo nos permite ir a comer a ocho lugares en toda la ciudad, asi que dentro de poco imagino que los conoceré a todos. Cenar allí cuesta unos 8 a 10 US$, y quienes quieren tomar alcohol llevan su propio vino o cerveza en los bolsillos o la cartera.

Respecto a quienes me preguntan por el gobierno provisional que existe en Afghanistan, el mismo fue determinado en el 2001 por la ONU en una reunión general (más información), el mandato reconfirmado, y ahora finaliza en el 2004. Gran parte de la presencia de la ONU acá está para garantizar las elecciones que se llevarán a cabo (si se cierran los acuerdos necesarios) durante Septiembre. Pero del mismo modo habrá una intensificación de los ataques y la inseguridad hasta esa fecha... así que espero mayores restricciones en la movilidad.

Ayer también fui de compras a un supermercado: no se para qué me traje shampoo, cremas, caramelos, jabón, pasta de dientes...los supermercados están tan bien provistos como uno de cualquier primer mundo...y ¡más barato que en Argentina! Hay productos de todo el mundo, como quesos suizos, galletitas italianas, chocolates alemanes, té inglés y casi todo el resto pakistaní o hindú.

PD: la palabra "SI" en Dari (el idioma más difundido, Persa comercial) se dice "Bale" pero se pronuncia exactamente como el "Vale" español para afirmar algo...extraño..deberé investigar si hay alguna conexión, tal vez procedente de los años de mezcla entre españoles y moros...



Día 15 - 14 de Junio - En Kabul
Un día más en la oficina

Cómo es un día cualquiera en Kabul:
- La gente se despierta a las 5 o 5:30. A las 6 ya escucho que suena el teléfono en la recepción del hotel, aunque me levanto recién a las 7. Durante las mañanas se escuchan muchos pájaros cantando, y a lo lejos se oye la voz de los vendedores ambulantes. Todos los días el cielo está despejado, ya que casi no llueve en verano. Tomo el desayuno, mientras en la TV pasan videos musicales hindúes modernos, favoritos de los afghanos. 7:45 viene a buscarme la camioneta que me lleva al trabajo, en un trayecto de unos 25 minutos.
- Se trabaja hasta las 12, en que se almuerza durante 30 minutos. El complejo de la ONU cuenta con tres restaurantes, dos de ellos al aire libre. Se puede comer gran variedad de comidas locales, sandwiches, pollo asado, pizza, ensalada, frutas, helados y bebidas. Una comida promedio sale unos US$5, lo cual resulta muy caro para cualquier afghano pero barato para los extranjeros.
- Se trabaja hasta las 16:30, aunque yo me quedo hasta las 19 hs. Un camioneta me trae de vuelta al hotel donde puedo cenar por US$3, o salir a alguno de los ocho restaurantes que cumplen con las normas de seguridad que la ONU exige para el personal, siempre transportada en las camionetas.
- Se cena a las 20 hs. A las 22 no hay nadie en la calle y los afghanos están en la cama. A las 23 hay toque de queda y no está permitido desplazarse por la ciudad, así que esto es lo más tarde que se puede volver al hotel.

PD: Kabul de noche es una ciudad muy difícil ya que sus calles no cuentan con alumbrado público, hay muchos baches y barreras, y !no existen carteles con los nombres! Anoche no podíamos encontrar al hotel y reclutamos a un policia local que muy amablemente se subió a la camioneta y paseo con nosotros (porque él tampoco tenía idea de dónde era la calle a donde íbamos).

PD 2: Mientras tanto, en casa, mis amigos se castigan con un asado en mi ausencia!



Día 14 - 13 de Junio - En Kabul
En la oficina

Muchas cosas sucedieron ayer. Primero: trate de comprarme ropa para ajustarme mejor a las costumbres de vestimenta locales. Fue una experiencia agobiante y cansadora. Por suerte me acompañó Huma de la oficina, y caminar libremente por la calle fue un alivio (es la primera vez que lo hago desde mi llegada). La zona de compras consiste en una calle llamada "Chicken street" donde hay gran cantidad de pequeños locales uno al lado del otro. Cada local está alfombrado y tiene la ropa doblada en el piso, apilada. El vendedor está sentado en la alfombra. No compré nada: los vestidos son o tremendamente pesados (invernales), o los colores y diseños muy chillones. Deberé seguir buscando, o bien conformarme con lo que tengo.

Por otro lado a la noche fui invitada a una fiesta de cumpleaños, lo que me permitió conocer a gente de fuera de la ONU que está en Kabul. La gran mayoría de las personas es de la variedad de los que vienen a hacer dinero: son o guardias de seguridad (ex soldados, veteranos de guerra, mercenarios) o están realizando emprendimientos de infraestructura (ingenieros civiles en su mayoría). El dinero fácil es el principal objetivo de muchos de ellos, sin importar la cultura o la vida del país que ocasionalmente ocupan.

PD: Desde que entré a la fiesta noté algo raro pero no podía definir qué era. Me tomo una hora darme cuenta que los hombres...usaban shorts!! Me había acostumbrado a la vestimenta afghana que cubre totalmente las extremidades de las personas!

PD2: Mañana conoceré a un profesor de Dari para ver si empiezo a tomar clases.


Vestidos tradicionales de fiesta (foto tomada de otro site)

Una vista de la calle del mercado, con los avisos publicitarios.


Día 13 - 12 de Junio - En Kabul
En la oficina

Ayer un día tranquilo en la oficina, casi nadie trabaja los sábados. Me volví temprano y por primera vez dormí una siesta. Esto me permitió descubrir que no estoy sola en mi cuarto: un ratón apareció para hacerme compañía. Me dijeron que no me preocupara, que es un conocido de la casa. Estuve buscando a dónde mudarme pero no tuve suerte: los hoteles son muy caros o tienen unos cuartos sucios u oscuros. Mi cuatro es chiquito y luminoso, con vista al jardín, y me resulta difícil cambiarlo. Seguiré buscando una casa para compartir. Mas tarde, aburrida, me bajé el T.E.G. para jugar sola contra la computadora, aunque también se puede jugar online contra otros jugadores. En la cena converse con James, de Uganda, que esta por partir al descanso obligado en su país. A James le gusta mucho Afghanistán pero dice que las provincias son mucho más interesantes y bellas, y la gente más amable que en Kabul. En un mes espero comenzar a recorrer las oficinas de las regiones.

Una cosa que me sorprende de la gente acá es que parece no haber robos: es seguro dejar cosas o dinero en el hotel (así me dijo la gente de la ONU), la oficina se cierra con llave, pero es normal dejar tus cosas o los equipos o repuestos donde la gente podría llevárselos, la gente no es revisada al irse de la oficina, nadie tiene miedo que lo asalten, en la calle no hay que llevar los bolsos ocultos, se puede viajar con la ventanilla del auto baja, no se cierran los coches, no hay dinero falso... ¿será el resultado de la estricta ley talibán de cortar la mano al ladrón o es que toda esa inseguridad viene junto con el "primer mundo"?

PD2: Hoy me invitaron a una fiesta de cumpleaños/asado que organiza la gente de seguridad...ya les contaré como me va!


El complejo desierto visto desde la cafetería.


Día 12 - 11 de Junio - En Kabul
Viernes es día no laborable, pero igual en la oficina

Ayer cené en el restaurant alemán con Paul, un inglés que es experto en el desarme de soldados y su retorno a la vida civil. Ha viajado por más de 80 países haciendo este trabajo, por lo que fue muy interesante conocer sus puntos de vista sobre esta región. Ambos estamos de acuerdo en que lo que se ve en Afghanistán, sus tradiciones, costumbres, forma de vida, sólo existirán por unos pocos años más antes que la "civilización moderna" lo invada y cambie todo. Cenar en el "Deutscher Hof Restaurant" cuesta 15 euros...y no se parece en nada a la auténtica comida alemana. Sin embargo el restaurant, club y colegio alemán son muy importantes en Kabul, ya contaré otro día la estrecha relación que existe entre los dos países.

Luego fuimos al bar de UNICA, una suerte de club de las ONU donde solo los extranjeros pueden ingresar. (un artículo online critica a la ONU en referencia a este bar, en inglés). Los jueves a la noche es el día más concurrido. La tasa de hombres a mujeres era de 10 a 1, y de los 10 yo diría que 8 eran soldados, era obvio por la pose, el tamaño, el corte de pelo y la forma de hablar. UNICA es el único lugar de Kabul donde hay libertad de vestimenta y una mujer puede ponerse hasta incluso una bikini, aunque si lo hace estará sujeta al llamado "meat market" (mercado de carnes), porque no se puede escapar a la mirada de los hombres extranjeros, que lo máximo que pueden ver de una mujer fuera de este ámbito es un tobillo o un cuello. Y aquí el alcohol no sólo circula libremente, sino que es muy barato, a razón de un dólar la cerveza.

Mientras tanto, en Buenos Aires, los miembros de LINKS y mis amigos me mandan fotos y saludos.

PD: Que bonito eh...uno se va de viaje y ya ¡la cama la ocupa otro inquilino!!!


Hoy no hay fotos. Sacar fotos es muy difícil ya que hay que pedir permiso a la gente. En mis días aca NUNCA he visto a nadie más sacando fotos! Me da verguenza sacar la cámara.

Mi oficina en un día calmo (viernes)

A falta de fotos mías este señor provee fotos del jardín y la pileta de UNICA.


Día 11 - 10 de Junio - En Kabul
Almuerzo de trabajo

Ayer almorzamos todos juntos los del departamento de IT que trabajamos en Kabul (hay otras oficinas regionales en el resto del país). Asi que acá tienen la oportunidad de ver como son mis compañeros de trabajo. La chica se llama Huma, y es la única otra mujer del área. Viste el Shalwar Kameez, un pantalon flojo con una túnica larga y chal haciendo juego (se puso el chal para la foto, no siempre lo usa en momentos de trabajo). No se trata de una vestimenta local, sino del vestido típico de Pakistán, y en la oficina la visten las mujeres afghanas más elegantes y educadas. La comida es Kebab, trozos de carne asada y ligeramente condimentada, envueltos en un cuadrado de pan sin levadura de unos 40 cm de lado, que se cierra y parece un panqueque gordo. Lo trajeron de los puestos de venta de la ciudad y está envuelto en papel de diario. El kebab se come con las manos, cortando trozos del pan y envolviendo en el un pedazo de carne como un bocado (No se usan cubiertos en muchos platos afghanos). El postre son ciruelas.

Por otro lado estoy sorprendida de la capacidad de adaptación del ser humano (en este caso, de mí). Las vistas de los guardias armados en la puerta del hotel o restaurant, los soldados que patrullan las calles, las mujeres cubiertas con Chadorí (Burqa), los containers cubriendo los frentes de las embajadas, los pies descalzos dentro de la casa, la ciudad polvorienta, las montañas ocre, las casas destrozadas del otro lado del río...todo se ha vuelto un vista habitual que casi reconforta. Dicen los locales que quien se enamora de Afghanistán nunca será feliz hasta volver.

PD: que bueno que el kit de salud que te da la ONU incluye una buena cantidad de antidiarreico :)


El motivo del almuerzo fue una "Naagha" , comida de perdón. Un compañero cometió una ofensa a la confianza del jefe, y de este modo solicita ser perdonado.

Sitio de contrastes: la 4X4 y el cartel que anuncia la telefonía móvil, sobre los puestos del mercado.

  Continúa en el diario: Días 1 al 10    
 

  Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Home